Vacunas: En defensa del organismo

San José, Costa Rica. Enero, 2017.

Vacunas para bebéCreadas con el fin de resguardar y estimular el sistema inmunológico, las vacunas son esenciales, en específico durante los primeros doce meses de vida de su bebé. Es un invento que definitivamente cambió la vida de los seres humanos. Y no es para menos; las vacunas permiten protegernos al fortalecer nuestro sistema inmune.

Los primeros doce meses de vida son esenciales para propiciar un crecimiento y desarrollo saludable de su bebé. Al nacer, su hijo viene sin defensas, de manera que es susceptible a cualquier infección. El organismo del recién nacido está inmaduro, por lo que debe ir fortaleciéndose, aprender a defenderse. Es por ello que las vacunas se aplican desde el primer día de nacido, e inmunizan a su bebé.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que es de vital importancia vacunar a los niños durante los primeros meses de vida. Pese a que, desde sus orígenes, las vacunas han sido objeto de discordia, su función permite que el organismo desarrolle defensas específicas contra diversas enfermedades.

La inmunidad permite impedir el paso de agentes infecciosos que pueden hacer daño a su bebé. Así lo manifiesta Virginia Jáen, enfermera del Centro de Vacunación del Hospital Clínica Bíblica. “En ese primer año de vida van a terminar de completarse muchos sistemas, como el aparato respiratorio y el inmunológico, debido a que el cuerpo del niño todavía es inmaduro y no posee las defensas necesarias para protegerse solito contra las enfermedades, los virus y las bacterias”, anota.

De ahí que en el control del niño sano es fundamental que su bebé reciba el esquema completo de vacunación.

Tómelo en cuenta

En nuestro país, existe el esquema básico que brinda el Ministerio de Salud y es aplicado en los hospitales de la seguridad social; y también está el que se recomienda a nivel de centros hospitalarios privados, avalado también por el ministerio, para aplicar estas vacunas.

Como el primer año de vida de su hijo es vital, durante ese periodo las vacunas que se aplican son suficientes para fortalecer el organismo de su bebé. “En ese primer año, necesitamos generar todos los anticuerpos y la protección en ese sistema que está inmaduro; y se inicia con las vacunas de la tuberculosis y la hepatitis B (en el primer o segundo día de nacido)”, indica Virginia Jáen.

Existen varias vacunas que requieren de un refuerzo, ya que no se pueden aplicar al organismo de una sola vez.

De manera que a los dos meses de nacido, el bebé tiene que volver para un refuerzo de hepatitis B, la vacuna pentavalente (que contiene cinco vacunas: difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B y la haemophilus tipo B) y la vacuna contra el neumococo. Posteriormente, a los cuatro meses, debe volver a aplicarse la vacuna pentavalente y la de neumococo.

Entre las vacunas que se recomiendan a nivel privado, es decir, que no son aplicadas en la seguridad social, están las de rotavirus, que protegen de diarreas y vómitos.

En criterio de Virginia Jáen, el país cuenta con un esquema de vacunas bastante completo con respecto a países desarrollados. Debe valorarse la importancia de aplicarlas para proteger la salud de su hijo durante los primeros años de vida (ver recuadro de vacunas adjunto).

Toda vacuna puede producir un efecto secundario. Este efecto puede variar en cada persona o niño. Lo común es alta temperatura y enrojecimiento en el área inyectada y puede durar de uno a cuatro días.

Para mayor información o revisión médica puede llamar al número 2522-1000, o al correo electrónico citas@clinicabiblica.com, también vía chat en el sitio web www.clinicabiblica.com

 

Noticias

 

 

 

SUBIR