Embarazo, la aventura de la vida

San José, Costa Rica. Agosto, 2017.

Embarazo

El milagro de la vida ha comenzado. En su vientre materno crece una personita que cambiará significativamente la forma de vivir, mirar y sentir la existencia humana.

Inicia la aventura... a partir de este momento su vientre se transforma en un lugar confortable, cálido que albergará a su bebé; en un viaje que durará, en promedio, doscientos ochenta días para dar vida.

Esa dulce espera significará grandes e importantes adaptaciones en el organismo, para que su hijo nazca sano y fuerte.

Serán cambios indescriptibles y fascinantes que ameritarán una serie de cuidados para proteger y disfrutar su embarazo.

Y el control prenatal es uno de los métodos más hermosos para ir conociendo cómo crece su bebé.

En criterio del Dr. Ronald Salazar, médico gineco-obstetra del Hospital Clínica Bíblica, lo ideal es iniciar con los cuidados antes.
Una consulta pre concepcional, si bien no es muy común en el país, es lo óptimo si el embarazo está siendo planeado.

¿Qué ocurre?

“Si en la vida nos preparamos, por ejemplo, para correr diez kilómetros, de igual manera debería la mujer, junto con su pareja, prepararse para el embarazo”, explica el Dr. Ronald Salazar.

Es por ello que, en esta consulta, inicialmente, se hace un estudio general para tratar de esclarecer y descartar factores de riesgo, como la detección de quistes o fibromas en la matriz, así como de diabetes.

También se realizan exámenes como el Papanicolaou y el ultrasonido, que pueden arrojar datos precisos sobre la salud uterina de la futura madre.

Dentro de esta consulta se incluyen vacunaciones al día, el peso ideal; también se analiza el régimen de vida saludable de la pareja.

Paralelamente, se realiza un chequeo de la presión arterial y de la edad de la mujer.

En palabras del médico especialista, este chequeo es fundamental; a manera de ejemplo, si la mujer recibe un tratamiento para ciertos padecimientos, como el de la epilepsia, este amerita un cambio y evaluación del tratamiento, con el fin de no afectar al embrión.

Un control adecuado

¡La noticia ha sido confirmada! Una vez que ya tiene la certeza de que será madre, inicia un camino de monitoreo mensual que busca velar por el bienestar tanto suyo como de su hijo.

“Por ello, iniciamos con consejos en la parte de la alimentación, además de los exámenes de sangre y de orina de rutina. Porque aquí es importante descartar la aparición de infecciones urinarias, ya que la mujer embarazada es más propensa a sufrirlas debido a las mismas hormonas del embarazo que ocasionan que bajen un poco las defensas inmunes de la mujer, por la aparición del embrión que comparte también ADN del compañero”, explica el Ronald Salazar, médico gineco-obstetra del Hospital Clínica Bíblica.

Mes a mes

Durante los primeros tres meses se produce, de manera marcada, la selección natural. Puede que se tengan cuidados muy altos; no obstante, si el embrión viene con algún tipo de malformación no compatible, el embarazo no llega a término.

Esta selección no se puede evitar. Si no existe contraindicación médica (ejemplo desprendimiento del saco) se puede llevar una vida normal.

En caso de ser una persona que está habituada a ejercitarse con regularidad, tome en cuenta que la intensidad del ejercicio debe modificarse; lo más recomendable es hacer natación o pilates, nada de impacto.

De acuerdo con el Dr.Ronald Salazar: “No se debe buscar la elevación cardiaca de la mujer en exceso, pues esto implica menos oxigenación para el bebé. La manera ideal de medirlo es a través del jadeo; si una mujer embarazada camina y su nivel respiratorio aumenta en lapsos de jadeo, ese es el mejor indicativo de que debe aminorar el nivel o la intensidad”, afirma el especialista.

Es importante llevar, de la manera más positiva, los cambios hormonales; tanto en sus manifestaciones físicas como emocionales durante el embarazo.

Su círculo afectivo-cercano debe convertirse en todo su apoyo.

Al tercer trimestre el peso del bebé, las molestias de espalda y la aparición de las contracciones preparatorias para el parto constituyen una fase que requiere un ambiente propicio para la calma.

“Para el embarazo sano es necesario lograr un equilibrio emocional y corporal, vivir los cambios con plenitud y mantener un control médico adecuado; el día a día de una etapa tan irrepetible no debe limitarse por mitos, la comunicación con el médico es muy importante”, finaliza el Dr. Ronald Salazar

Téngalo presente:

  • Las náuseas y el dolor de cabeza son algo común. Sin embargo, si llega a un punto tan exacerbado en que las molestias no se puedan tolerar, la mujer debe acudir a un servicio de emergencias.
  • Sensaciones de cansancio extremo, paladar muy seco, no tolerar nada de alimentos por un día son indicadores que ameritan una consulta al médico, pues se debe evitar la deshidratación.
  • Lo recomendable es comer pequeñas porciones más seguido; confites o té de jengibre son buenas opciones antes de la medicación.

 

 

Noticias

SUBIR