Vida de Padres

El acoso escolar o bullying


San José, Costa Rica. Mayo 2020.

El acoso escolar o bullying


Una definición muy aceptada es la de D. Olweus: “Un estudiante se convierte en víctima de acoso escolar cuando está expuesto, de forma reiterada y a lo largo de un tiempo, a acciones negativas llevadas a cabo por otro u otros estudiantes”.

Para que exista bullying o acoso escolar tienen que darse los siguientes elementos:

  • Una víctima que es atacada por un matón o grupo de acosadores.
  • Una desigualdad de fuerzas entre el/los acosador/es y la víctima, lo que la lleva a un estado de indefensión.
  • Una acción agresiva que se produce de forma reiterada en el tiempo.

Hay que distinguir entre acoso escolar y conflicto escolar. En este último caso, dos alumnos discuten o pelean, pero este conflicto se produce de manera abierta y no existe un desequilibrio de poderes.

Bullying

El término bullying se ha utilizado para designar las relaciones de maltrato o de abuso entre iguales que se producen, más habitualmente, en el marco escolar. La palabra “bully” procede del inglés y quiere decir “matón”, por ello, se corresponde con todas las relaciones que tienen un carácter abusivo, siempre que haya una víctima y una persona que perpetra dichos abusos.

Su significado se relaciona con conductas como la intimidación, las amenazas, los malos tratos físicos continuados, las humillaciones en público, el rechazo social, el chantaje, los insultos reiterados, los motes... Situaciones de abuso en las que no hay provocación previa por parte de la víctima y en las que existe intencionalidad por parte de las personas agresoras.

Acciones negativas: se entiende por acciones negativas aquellas en las que alguien intenta infligir malestar o inflige de forma intencionada a otra persona. Para ello, puede utilizar diversos medios (maltrato físico, agresión verbal, amenazas, rechazo explícito...).

Las conductas de acoso e intimidación utilizados por la persona agresora hacia la víctima se pueden clasificar en los siguientes tipos:

Físico: pegar (empujar, zancadillas, puñetazos...), amenazar con objetos, armas. Puede ser inflingido a la víctima: en este caso, estaríamos hablando de maltrato físico directo; e indirecto si se rompen, esconden o roban objetos o pertenencias.

Verbal: en el caso directo son insultos, amenazas y motes, hacer correr falsos rumores, hablar mal de alguien.

Social: se trata de aislar, excluir, ignorar, no dejar participar a alguien.

Además de las tipologías anteriores, se hace referencia a bullying racista (si las conductas de acoso hacen referencia a la procedencia étnica o a los orígenes de la víctima), bullying sexual (si se hace referencia a la intimidad sexual o corporal de la víctima) y bullying homófobo (respecto a la orientación sexual).

Esta clasificación no quiere decir que las conductas de acoso se produzcan separadamente sino que, de manera habitual, una víctima puede sufrir simultáneamente de maltrato físico, ser excluido e insultado por la persona o por el grupo agresor. Además, el psicológico como tipología de maltrato está incluido en todas las conductas de acoso anteriores y aumenta la sensación de inseguridad de la víctima.

En las conductas explícitas o directas de acoso físico, verbal o social, la persona o grupo agresor está visible y es identificable por la víctima. La víctima se da cuenta de quién le está haciendo daño. En las conductas indirectas (rumores, robos, culpabilizar a una persona inocente…), es más sutil y, por lo tanto, más difícil para la víctima identificar lo que le está ocurriendo.

Las víctimas del bullying sufren las agresiones y la intimidación de otros compañeros y compañeras. Estas conductas de acoso suelen ser bien conocidas por el alumnado, pero son conductas y situaciones más difícilmente observables por parte de los adultos. Por ello, es de utilidad conocer el proceso de victimización: quiénes son los protagonistas de estos procesos y cómo actúan.

La persona acosadora puede actuar sola o en grupo. Habitualmente, el proceso de bullying comienza porque existe una relación de poder, una relación desigual entre la persona o el grupo que agrede y la víctima. Puede comenzar por una situación aparentemente trivial (un mote, un desprecio, un reproche hacia alguna característica personal, un enfado…) e irse agravando paulatinamente si el entorno (las personas adultas o los responsables educativos) no perciben el problema y la situación de acoso. Estas conductas de intimidación de baja intensidad se pueden ir elevando y convertirse en actos más graves y reiterados (reírse, burlarse, aislarle, pegarle…) y, por último, la víctima entra en una situación de la cual difícilmente puede salir sin ayuda externa.

Entre los participantes, se señalan los siguientes protagonistas en los procesos de bullying: la persona agresora (bully), la víctima, los y las compañeras como espectadores de la situación y las personas adultas.

Las personas agresoras: pueden actuar solas o en grupo. Dentro del grupo de personas agresoras existen perfiles diferentes, pero generalmente son chicos y chicas que son respetados por el resto por miedo, aunque no sean aceptadas sus conductas. Tienen capacidad para manipular a otros compañeros y compañeras para que cumplan sus instrucciones, siendo el cabecilla quien orquesta el proceso de acoso hacia la víctima. Por tanto, hay agresores activos y agresores “secuaces” o pasivos que se limitan a seguir las instrucciones por miedo a convertirse ellos mismos en víctimas del bullying o por temor a quedarse aislados del grupo.

Las víctimas: se sienten indefensas ante los ataques y se perciben sin recursos para salir de la situación. Las causas de la victimización pueden ser muy variadas: desde dificultades en las habilidades de relación, la incapacidad de enfrentamiento a situaciones de agresión, hasta los recursos de protección del entorno y de las personas adultas para proteger y defender de las situaciones de acoso a potenciales víctimas. Las víctimas de acoso pueden ser pasivas o provocativas, alumnos y alumnas que provocan al resto y son blanco de las agresiones del resto de compañeros y compañeras. También puede que reaccionen de forma agresiva a los ataques, aunque esta conducta no tiene por qué resultar efectiva, es decir, los ataques se pueden seguir produciendo en una escalada cada vez más fuerte si no media la intervención de figuras adultas.

Los espectadores: en muchas ocasiones, el miedo a ser agredido o acosado hace que el resto de compañeros no se implique en favor de la víctima. A veces, pueden incluso ser reforzadores de las conductas de acoso porque las aprueban o incitan; sin embargo, los espectadores resultan de ayuda en la solución del maltrato, ya que este puede continuar solo si los espectadores lo toleran. Normalmente, cuando media el apoyo y la intervención de las personas adultas pueden llegar a apoyar a las víctimas.

Por último, también son protagonistas las personas adultas (familias y profesorado) como modelos de referencia y para dotar de habilidades para la vida a los niños, niñas y adolescentes; así como por su capacidad de generar los recursos educativos para prevenir el maltrato entre iguales, defender y detener una situación de acoso, mediar en los conflictos entre iguales, o desarrollar planes de convivencia en la comunidad educativa...

Las situaciones de acoso e intimidación tienen consecuencias tanto para las víctimas como para las personas agresoras y espectadoras, e incluso en el contexto (escolar, familiar y social) en el que se produce. La violencia reduce la calidad de la vida de las personas, dificulta el logro de la mayoría de sus objetivos (aprendizaje, calidad del trabajo...) e incrementa los problemas y tensiones que la provocaron, activando una escalada de graves consecuencias.

Para la víctima:

El reiterado sufrimiento de agresiones se relaciona con un mayor riesgo de sufrir trastornos de conducta o psicológicos. Si el bullying es repetitivo e intenso, las consecuencias se agravan. Sus consecuencias más directas se pueden clasificar en personales, escolares y sociales:

Escolares: miedo y rechazo al contexto en el que se sufre la violencia. En el ámbito escolar se produce rechazo, miedo a ir a la escuela, por lo que se produce una disminución del rendimiento y una mayor probabilidad de fracasar escolarmente.

Personales: la imagen que terminan teniendo de sí mismos/as puede llegar a ser muy negativa, afectar a su autoestima, a su conducta y a su apariencia física. Enfrentarse al bullying supone confrontarse a una situación de estrés, algunas víctimas generan síntomas psicosomáticos, ansiedad y depresión. En algunos casos, también puede desencadenar reacciones agresivas y, en casos extremos, ideas o intentos de suicidio.

Sociales: pérdida de confianza en uno/a mismo/a y en los demás. El aislamiento, el menor número de amigos, provoca la ausencia de redes de apoyo. En el futuro, puede producir dificultades para establecer relaciones de intimidad y confianza con otras personas.

Para las y los agresores:

  • Aumentan los problemas que le llevaron a abusar de su fuerza.
  • Disminuye su capacidad de comprensión moral y de empatía.
  • Refuerza un estilo violento de interacción.
  • Aislamiento social, pueden llegar a ser rechazados por miedo, desprecio de sus conductas por parte de los iguales.

Para las y los espectadores:

Las respuestas del alumnado testigo de situaciones de maltrato pueden ser variadas e ir desde la indiferencia a la implicación; por ello, las consecuencias dependerán de la actitud y la conducta que asuman. Pero en situaciones de bullying prolongado, en las que no se produce intervención de personas adultas y sienten incapacidad para intervenir y detener las agresiones, se pueden producir las siguientes consecuencias:

  • Sensación de indefensión y de miedo a ser víctima de una agresión similar.
  • Reducción de la empatía ante el sufrimiento de los otros.
  • Aumenta la falta de sensibilidad, la apatía y la insolidaridad.

Los documentos se han confeccionado utilizando las siguientes referencias: http://ceril.cl/bullying.htm


Contactarnos es muy fácil

El hospital privado en Costa Rica, Hospital Clínica Bíblica ofrece para mayor información o para solicitar cita en cualquiera de las especialidades médicas, con los mejores doctores de Costa Rica, el número 2522-1000, el correo electrónico servicios@clinicabiblica.com o vía chat 24/7 en nuestro sitio web, además de nuestras redes sociales.

Trabaje con nosotrosTrabaje con nosotros
GESTIÓN DE RECURSOS HUMANOS

Contacte nuestra Central Telefónica(506) 2522 1000
CENTRAL TELEFÓNICA

Llámenos ahora(506) 8529 2100
WHATSAPP

Nuestro correo electrónicoservicios@clinicabiblica.com
ENVÍENOS SU CONSULTA

Dirección de la Sede CentralWaze San José
AVENIDA 14, CALLE 1 Y CENTRAL, SAN JOSÉ

Dirección de la Sede CentralWaze Santa Ana
POZOS DE SANTA ANA, SAN JOSÉ


Síganos en nuestras Redes Sociales

Facebook Twitter Instagram Clínica Bíblica LinkedIn

Emergencias médicas: Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Emergencias médicas: Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Servicio de atención farmacéutica


Servicio farmacia oncológica


Farmacia: Preparaciones magistrales


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Panel de Alergias


Panel de Alergias

Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Evaluación Deportiva Pre-Temporada


Dirigida a deportistas Amateur y Elite.

- El mayor problema que presenta actualmente en deportistas, es que durante la preparación a su evento deportivo se dan recargas y lesiones y deben parar su entrenamiento.

- Zonas problema o vulnerables por lesiones anteriores, se valorarán para mejora de “performance” deportivo acompañando al atleta durante su preparación al evento que participará. Ej: Maratón de Chicago, IronMan, etc.

- Enfoque correcto de como debe fortalecer y rehabilitar la zona muscular y/o articular para protección del atleta durante su deporte.

Terapia sin dolor para Adultos Mayores


- Acompañamiento durante rehabilitación post-operatoria como (Reemplazo total de cadera / rodilla, Re-construcción del manguito rotador)

- Mantenimiento de la musculatura para prevenir deterioro muscular y atrofias (Plan de Ejercicios)

- Capsulitis Adhesiva de Hombro (Hombro Congelado)

- Re-educación de la marcha, por problemas de equilibrio y balance

- Como utilizar correctamente andadera, bastón y silla de ruedas

- Mantenimiento integral de movilidad y actividades de la vida diaria

- Educación de adaptaciones para el hogar

Evaluación Funcional de Articulaciones y Músculos


Adulto Joven, Ama de Casa, Público en general:

- Dolores en las articulaciones principales del cuerpo (Hombro, Codo, Muñeca, Cadera, Rodilla y Tobillo

- Problemas en tendones, músculos, dolores musculares.

- Asesoría en el inicio de actividad física.

- Lesiones antiguas (Tratamiento, entrenamiento y mantenimiento).

- Plan de ejercicios según su necesidad, gestos laborales y deportivos.

Tratamiento del Cólico del Lactante


Para los bebés recién nacidos desde los 0 a 12 meses:

- Que presentan intolerancias a la lactancia, cólicos, reflujo y gases.

- Acompañamiento junto médico pediatra en el proceso de ajuste a la alimentación del bebé.

- Maniobras correctivas para estreñimiento y enseñanza a papás de como realizarlo en casa.

Sírvase llenar el siguiente formulario: