Puntos ciegos de la perdida de peso desde una perspectiva funcional

San José, Costa Rica. Octubre, 2019.

Puntos ciegos de la perdida de peso desde una perspectiva funcional

La obesidad es uno de los problemas de la salud pública que están afectado a las personas actualmente sin discriminar sexo, edad, entre otros, la mala alimentación, el estrés son unos de los diversos factores que existen para llegar a este padecimiento. A continuación, la entrevista con nuestra la Lic. Paula Robledo Soto, nutricionista de Hospital Clínica Bíblica.

1. Doctora, no es un secreto que las personas están buscando desesperadamente perder peso, y queremos saber ¿a qué se refiere con los puntos ciegos de la pérdida de peso? ¿Qué es lo que nos estamos perdiendo en todo este tema que parece tan difícil sostener un peso saludable?

Claro, no necesitamos estadísticas para saber que el sobrepeso está por los cielos. A donde sea que volteemos la cabeza, veremos a una persona con sobrepeso u obesidad. En especial el exceso de grasa, sin que exista necesariamente exceso de peso, es el síntoma de otra enfermedad dentro del cuerpo.

Es importante comprender que se busca un punto de equilibrio en kilogramos o libras como reflejo del estatus de nuestro mundo. Y si nosotros deseamos que ese punto de equilibrio sea más bajo que el actual, debemos reconocer que no se trata de una solución práctica y rápida, sino de toda una travesía para descifrar las claves, el bloqueo y los desbalances en cada cuerpo, que es único. Existe una colección de hormonas muy poderosas que, por lo general, entran en el juego, así como algunos hábitos curiosos y sorprendentes que simplemente impiden que alcancemos nuestra meta.

Doctora , usted nos estaba comentando que la grasa corporal no es el problema, sino el síntoma. ¿Nos podría explicar más al respecto?

Sí, claro. Desde la perspectiva funcional, la grasa es un síntoma. Estos números son una evidencia del estatus de nuestro mundo, y cuán cómodo está nuestro cuerpo y cómo se está adaptando al estilo de vida que le exigimos para que sobreviva y sea exitoso.

El cuerpo necesita establecer un peso acorde con su balance hormonal, ingesta y estilo de vida. Tenemos que dejar de pelear con nuestro cuerpo y comprender que, desde su punto de vista, está haciendo algo bueno, algo esperable. Guardar más grasa en vista de una mayor ingesta o quizás a una ingesta normal, pero a un tipo específico de ingesta y estilo de vida, a modo de precaución y preparación para el futuro. El cuerpo hace lo que le pedimos.

2. Entonces, para trabajar en el peso, tenemos que trabajar más allá de los números, tenemos que conocer nuestra parte hormonal y mejorar aspectos de estilo de vida. Expliquemos más de esto, que es el enfoque de nuestra entrevista hoy.

Sí, si una persona quiere perder peso, pero no quiere trabajar en su bienestar y profundizar en el tema es que lo más comúnmente los coloca en una montaña rusa de por vida o por muchos años; hace pasar al cuerpo por muchos subibajas y el proceso culmina con el cuerpo aferrándose a unos kilogramos de más como defensa de la constante dieta, a esa deprivación de alimentos y luego una sobre ingesta. Mientras el peso extra nos enoje, afecte nuestra autoestima o nos frustre, para el cuerpo, será un éxito.

Fíjese que, evolutivamente, el cuerpo se adaptó de manera exitosa a guardar más peso en forma de grasa corporal en tiempos de escasez. Este sistema nos permite estar hoy en día aquí. Yo trabajo con mis pacientes para que hagan la paz con este tema, para el cuerpo es un bonus, y una medida correcta y preventiva a nuestro estilo de vida.

Esto nos introduce al tema del estrés y su respuesta hormonal. Si nuestra vida en casa es estresante, manejar es estresante, salir de casa es peligroso, si no duermo bien porque veo demasiadas series o porque tengo problemas para conciliar el sueño, si no tengo amigos reales, si consumo mucho café para sobrellevar el día, si mi reacción al escuchar el despertador es de fatiga y arrastro sentimientos de venganza y resentimientos…, pues todo esto no convence a nuestro cuerpo de que nuestra vida es relajada y tranquila, y que la comida abunda y que tengo techo y abrigo y que no hay necesidad de acumular grasa para el futuro.

3. Claro, y cuando nosotros planeamos la pérdida de peso, lo primero que pensamos es en el número de calorías o el menú para seguirlo al pie de la letra.

Exacto. Prefiero ser reservada en mi consulta. Cuando un paciente me dice que su única meta es perder peso, sé que tenemos camino por recorrer. Yo prefiero aclarar, dentro de las expectativas, que la pérdida de peso toma tiempo y debemos trabajar otros desbalances primero, por unas 2 a 8 semanas antes de ver una pérdida de peso.

Definir una meta nos da un norte con el cual trabajar. Solo perder peso o ganar salud son metas ambiguas y sin fuerza suficiente para mantenernos constantes. Esto se trata de ellos, del paciente y su confianza en que sí va a perder peso, y en su amor propio y compasión para dedicarse un tiempo prudente a sí mismo.

Si la persona es muy obsesiva con los números, prefiero trabajar en metas de ropa, una mudada en especial o en tallas de ropa. Que la meta sea comprarse una mudada, ya que la mayoría de las personas, sobre todo las mujeres, definimos el estado del día de acuerdo con el número de la balanza esa mañana. En su lugar, busco que se pruebe un vestido o jeans en específico una vez a la semana. Así vamos disminuyendo la respuesta de estrés a nuestro peso corporal.

Muy bien, tener expectativas sanas y reales. Talla vs. peso, y metas claras.

Exacto. Ahora hablemos un poco sobre las calorías.

Un sobreconsumo de calorías es una automedicación con alimentos. La comida es mucho más que calorías, pero calorías extra equivalen a peso extra, es matemática básica. Pero no hay un quick fix, un arreglo pronto, para dejar de comer por confort.

Necesitamos alimentarnos de alegría, afecto, comunicación, disfrute, música, diversión, aventura, aprendizaje, descanso…, todo esto que no es comida lo buscamos sustituir con chips y tubos de galletas, o mi sentido de aventura es probar un restaurante diferente cada día.

Mientras tratemos de alimentar ese corazón sediento con chips y repostería o incluso con paquetes y paquetes de semillas de almendra, es importante comprender que la comida no sustituye el confort, el sexo, los amigos, la intimidad, las mascotas, un trabajo satisfactorio, descanso, vacaciones rejuvenecedoras, etc.

4. ¿Qué otros factores son parte de esas claves ocultas que están detrás del aumento de grasa corporal?

Las hormonas. En mi experiencia, 90 % de las personas regresan a su peso no querido debido a un desbalance hormonal. Las hormonas son moléculas mensajeras que comunican sobre el estado de nuestro mundo de célula a célula, de célula a glándula, de esquina a esquina. De forma que si tenemos un día muy pesado, hígado, tiroides e intestino responden “ok, lo tenemos” y nos coloca en un modo de almacenaje de grasa.

Personalmente, creo que tenemos una epidemia de hipotiroidismo no diagnosticado o subclínico. La mayoría de las veces solo se mide TSH en exámenes anuales o del todo no se toma en consideración; arriba de la mitad de la referencia de medición ya nos da una luz de que el cerebro no está muy feliz con el nivel de hormona tiroidea. Necesitamos medir cuánta T4 y T3 tenemos en el cuerpo de forma libre, no unido a globulinas. La hormona tiroidea es crítica para el metabolismo: si disminuye el acelerador del cuerpo, se frenan el proceso digestivo, el proceso mental, la temperatura, la energía, la libido, el crecimiento del cabello, etc. La T4 se convierte en T3 que es la horma metabólicamente activa. Y esto ocurre a nivel de riñón e hígado, y mucho menos en tiroides y otros tejidos.

Para ayudar a una persona a controlar su peso, necesitamos los números en cada fase del proceso para asegurarnos que es suficiente. Si solo T4 es el problema, entonces quiere decir que el problema es de la tiroides propiamente y hablamos de ajuste en la cantidad de proteína y yodo que consume la persona.

Es fundamental medir anticuerpos, pues también creo que hay una masiva cantidad de hipotioridismo por Hashimoto, que es por autoinmunidad, un autogol del cuerpo. Entonces, necesitamos saber si la tiroides no puede hacer suficiente hormona, si es un problema de conversión o de ataque autoinmune que usualmente es generado por toxinas en el cuerpo o desbalance microbial y el cuerpo está tratando de combatir algo más.

Por ejemplo, es común con infecciones bacteriales y virales, pues con el tiempo el sistema inmune se confunde y ataca su propio tejido por medio de un sistema llamado mimetría molecular. Las infecciones virales se pueden alojar especialmente en la tiroides. Para perder peso, necesitamos comprender el panel completo: TSH, T3 y T4 libre, anticuerpos (peroxidasa y globulina tiroidea) y, muy importante, la T3 reversa, que nos lleva a otra hormona.

CORTISOL: conocidas como catecolaminas de epinefrina y norepinefrina, se conocen como adrenalina. Esta solo se produce por un periodo corto, luego se produce cortisol por las adrenales que se encarga de proteger al cuerpo de los efectos del estrés, como una inyección de cortisona. Es nuestro propio antiinflamatorio.

En momentos de estrés continuo, el cuerpo eleva la segregación de cortisol, pero no entiende que su relación no sanada con el padre o madre, o que tu mala relación laboral o que la presa diaria son amenazas reales de muerte. El cortisol permanece elevado de acuerdo con nuestro estilo de vida y percepción de esta. Entonces, en lugar de convertir T4 en T3, que nos hace sentir genial y perder peso, se convierte en T3 REVERSA, diciéndole al cuerpo: “no quemes mucha grasa porque estamos en una situación de peligro y necesitamos energía para el futuro”.

EL ESTRÉS NOS HACE AUMENTAR DE PESO. Ojo las personas que hacen ejercicio de forma adictiva. En lugar de medicarse con comida lo hacen con ejercicios, muy especialmente los aeróbicos explosivos, pues liberan una mayor cantidad de endorfinas que les hacen sentir bien. Si perder no es una tarea fácil para alguien que corre 8 km diarios, 7 días a la semana, es una llamada de atención.

En lugar de vacilar respecto a tus fuentes de estrés, debemos tomarlo en serio y hacer algo al respecto. Porque sin trabajar en la dieta podríamos perder esos kilos extra que nos atormentan, y el estrés es, por mucho, uno de los factores más relevantes al trabajar la pérdida de peso.

INSULINA: es una hormona metabólica que escolta el azúcar dentro de la célula. También creo que estamos ante una epidemia de resistencia a la insulina. En lugar de tratar de manejar o controlar el azúcar, podemos empoderarnos y buscar revertir esta dinámica porque sí es posible. ¡El páncreas trabaja extra y el estrés eleva el azúcar en sangre independientemente de la dieta!

El páncreas también se adapta al ambiente liberando una mayor cantidad de insulina. Si yo consumo una dieta muy alta en alimentos que generen picos de azúcar en sangre, el páncreas trabaja muy duro liberando enromes cantidades de insulina sin que veamos cambios en el nivel de azúcar.

Hay que valorar nuestra insulina en ayunas. Hay una diferencia crucial para los médicos funcionales entre niveles estadísticos y niveles óptimos. La sensibilidad es muy individual: granos en general, harinas refinadas o verduras harinosas y frutas.

La insulina nos ayuda al procesamiento mental, nos da la stamina que buscamos y sin niebla mental para saborear nuestra vida. Pero el aumento desmedido de insulina promueve el almacenamiento de grasa.

ESTRÓGENO. También creo que estamos ante una gran epidemia de dominancia estrogénica. Se conoce como hormona femenina, pero igualmente se produce en los hombres. En niveles normales es genial, nos prepara para el embarazo; en cambio, en niveles elevados, disminuye la eficacia de la tiroides, se mide en picogramos como estrógeno libre. El aumento de estrógeno o acción estrogénica incrementa la grasa corporal, SII, dolor de cabeza, cambios en estado de ánimo.

Las mujeres producen estrógenos de los ovarios, adrenales y grasa corporal. Es un mito que mujeres con sobrepeso y exceso de grasa tengan problemas de bajo estrógeno.

Nosotros consumimos muchas sustancias en alimentos y en el ambiente que actúan como estrógenos muy fuertes: pesticidas, productos de higiene personal, lociones y pociones, BPA, cloro, triclosán, glifosato. La piel es como una lengua enorme sin un sistema digestivo que discrimine que pasa y qué no. En la piel no hay filtro y no aparece en sangre, pues son mimetiza dores y no la hormona como tal.

5. ¿Hay alguna forma de ayudarle al cuerpo a liberarse de estos estrógenos o disminuir su contaminación?

Crucíferas: toda la familia del brócoli, col de Bruselas, coliflor, espárragos, kale.

Las vitaminas del complejo B ayudan a los procesos de desintoxicación.

La linaza recién molida contiene estrógenos débiles llamados lignanos que compiten por espacio con los estrógenos fuertes.

No estar estreñido, ya que los estrógenos se desechan en las heces. Debemos ir al baño una o tres veces al día. Todos los días.

El tejido del busto, útero y próstata son los más sensibles a los xero-estrógenos. Y la dieta misma afecta su conversión, pues en un hombre que consume mucho azúcar en la dieta se eleva su nivel de estrógenos y disminuye el de testosterona.

También, el desbalance puede venir por cantidades muy bajas de progesterona, muy típico en mujeres premenopáusicas. Un desbalance muy común que un médico convencional diría: “es solo la edad”.

Estamos llegando a la raíz del porqué generamos tanta grasa. Estamos inmersos en una epidemia de hipotiroidismo, resistencia a la insulina, dominancia estrogénica y la idea de que nuestra vida es desagradable.

6. ¿Cuáles pueden ser algunas herramientas prácticas para ayudarle al cuerpo a moverse en la dirección correcta?

Ayuno intermitente: soy una gran fan de este método milenario y tan reparador para el cuerpo. Permitir espacios de 4 horas entre comidas o periodos más largos durante la noche. Cenar alrededor de las 6 p.m. y no comer nada hasta las 8 a. m. Empezar por unas 12 horas y llevarlo a más. Es como un milagro natural en que el cuerpo quema grasa como combustible.

Hay personas que lo asocian negativamente, pero esto es en el caso de DM2, en que se elevan las ketonas y el azúcar en sangre a la misma vez, es una condición seria que requiere hospitalización; en cambio, baja azúcar en sangre y producción de ketonas es buenos.

Nunca en personas con fatiga adrenal ni hipoglicemia

Extracto de té verde. EGCG. Aumenta la tasa metabólica, pero no es como la cafeína. Tomar una tasa de té verde unas dos o tres veces al día, idealmente orgánico y puro.

Estrategia 80/20: evitar los carbohidratos refinados, harinas de cualquier tipo con o sin gluten. Comer bien el 80 % del tiempo y una vez cada 15 días disfrutar de una comida libre, un postre.

7. ¿Algo que quiera agregar a manera de conclusión?

Que busquen llegar a la raíz del desbalance y no ignorarlo, enfrentarlo y solucionarlo.

Mi enfoque se trata de que la persona trabaje en un nuevo ideal y aprenda a construirlo poco a poco hasta que ya no se acuerde de cómo era antes. Mi pasión es enseñar: creo que el coaching, acompañado de medicina funcional, realmente puede rediseñar nuestro sistema de salud.

Noticias

Deje su comentario

Comentar como invitado

0
Su comentario está sujeto a aprobación por parte del administrador.

Personas en esta conversación

Cargar comentarios anteriores
SUBIR

Emergencias médicas: Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Emergencias médicas: Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Servicio de atención farmacéutica


Servicio farmacia oncológica


Farmacia: Preparaciones magistrales


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Panel de Alergias


Panel de Alergias

Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario:


Sírvase llenar el siguiente formulario: